Articulo Diario de Burgos - 03/12/2015

03 dic 2015

Los vecinos de Covarrubias, hartos de las continuas caídas de Movistar

B.A. / A.P. / Covarrubias - jueves, 3 de diciembre de 2015

Los vecinos de Covarrubias se sienten hartos e impotentes ante las constantes caídas del servicio de Movistar que vienen sufriendo desde los últimos cuatro años, especialmente frecuentes durante los últimos dos. Desconocen el motivo de esta ausencia de señal porque desde atención al cliente no les dan ninguna explicación.
La última caída importante ha sido reciente y ha pillado a Covarrubias repleto de gente, en plena organización del Campeonato de España de Mushing. Este evento congregó en la villa rachela a varios cientos de personas, entre participantes y público.
El alcalde, Óscar Izcara, el martes 24 por la noche ya se dio cuenta de que no había línea de móvil. «Avisé a un responsable en Burgos el miércoles 25 a primera hora de la mañana, me dijo que no sabían nada y que mandaban a los técnicos», explica el regidor, que afirma que el servicio móvil se habilitó a última hora de la tarde del viernes 27. Aún así, el fin de semana y el lunes también sufrieron interrupciones en la línea móvil. En cuanto a la línea fija, la vuelta del servicio ha tardado más. Su señal se perdió el miércoles pasado por la mañana y no volvió hasta este lunes a mediodía.
Todo ello, como señala su alcalde, ha afectado de manera directa al funcionamiento del juzgado, del centro de salud, del Ayuntamiento o de las entidades bancarias. «Supone un perjuicio importante para nuestra industria, que es el turismo. No se podían hacer reservas en los hoteles ni en los restaurantes. Tampoco se podía pagar con tarjeta», señala Izcara, que recuerda que en la villa viven muchas personas mayores que únicamente disponen de teléfono fijo para comunicarse.
Según el alcalde, en momentos puntuales durante estos días ha llegado algo de señal pero duraba solo unos minutos y se volvía a perder. Izcara también señala que cuando llega mucha gente a Covarrubias se cae la señal. «En Semana Santa siempre pasa, y en los mercados medievales también. En los dos últimos pedí un aumento de potencia. Unas veces me dicen que es porque han robado las baterías, otras porque se han roto unas placas, otras porque ha habido tormenta. Pero ese es su problema, nosotros pagamos y no recibimos un servicio».
Como señala Ezequiel Rodrigo, representante de los empresarios y comerciantes de la villa, Covarrubias se está acostumbrado, por desgracia, a esta situación. «Nos dejan incomunicados y con toda la actividad paralizada. Cuando llamamos a atención al cliente nos dicen que no hay línea pero sin darnos una explicación. La única salida es esperar a que vuelva, y esto perjudica nuestros negocios”, asegura.

Queja formal

El Ayuntamiento de Covarrubias va a enviar una queja formal a la compañía. En ella expone el malestar y los inconvenientes que supone para los vecinos esta situación y la imagen tercermundista que se crea de cara a los turistas y todo ello a pesar de los esfuerzos del Ayuntamiento y de los vecinos.
«Es por ello que el Ayuntamiento reclama sin perjuicio de las acciones legales que se interpongan, el reintegro del importe de los concepto fijos, en los que se descompone la factura, proporcional a la totalidad de los días y sus horas en las que el servicio ha permanecido sin funcionamiento durante dicho periodo. Desde el Ayuntamiento se van a estudiar las acciones que legalmente se puedan poner en defensa de nuestros intereses y bienestar», recoge la carta, que también harán llegar a la Diputación, «para que negocien y presionen a la compañía».

Versión de la compañía

Desde Movistar se alega que la solución a estos problemas pasaría por la instalación de fibra óptica pero explican que se han encontrado con la negación de los permisos por parte de los vecinos para que se instalase este sistema por sus fincas. Movistar también asegura que se pidió ayuda al Ayuntamiento de Covarrubias para lograr instalar la fibra óptica, ya que la obra estaba aprobada y presupuestada en 2011, pero «no se mostró interés por interceder». La empresa renunció a la instalación pero apunta que entre Cuevas de San Clemente y Mecerreyes sí pudieron instalar la fibra óptica y aseguran que «el servicio es óptimo».
Al no obtener estos permisos, Movistar buscó otra solución, proporcionar el servicio a través de un radio enlace, «desde el punto de vista técnico era válida pero se vio afectada por robos continuos en los equipos. Además, en la zona no llega la tensión eléctrica de forma correcta», aseguran desde la compañía. Movistar se planteó otra solución, instalar una antena parabólica en un pueblo cercano, sin embargo, «tampoco obtuvimos la licencia necesaria».
Igualmente, Movistar asegura que de las últimas cinco incidencias «solo una de ellas se debe a fallos en nuestro sistema por sobrecalentamiento de un equipo. Las otras se debían a robos o por deficiencia del suministro eléctrico».
Actualmente, se presta el servicio mediante un radio enlace. Movistar dice estar al tanto de la problemática y asegura que sigue trabajando para lograr una solución. En noviembre se instaló un nuevo radio enlace más moderno y seguro y el pasado viernes, con un coste de 25.000 euros, se reasignó el tráfico del servicio «para mejorar la calidad y estabilidad», explican.

 

http://www.diariodeburgos.es/noticia/ZF5489334-E1C1-22FC-4AF1D3B4E97E54BC/20151203/vecinos/covarrubias/hartos/continuas/caidas/movistar